Poesía

Prisión mental

Los juegos de la mente.

Creo saber el porque a lo que pasa, no veo el temor a ello, tampoco el desespero de no preveerlo.

¿Si lo que en realidad pienso es lo que me hace enfermo? califico como una persona despreciada por la sociedad. Recaer otra vez en el prejuicio social es lo que me altera aun mas.

Ojos me ven, manos me señalan. No pasa un día sin sus intolerancias.

Opino ambivalencias por conveniencia y elogios por viceversa. No creo en la tragedia ni tampoco en la fortuna. ¿Que lo hace pensar a una persona que esta bien ir por una benevolencia?

Preso de recuerdos sucumbidos por una experiencia, algo yace en su presencia que hace perdurar esta secuencia.

Pienso, pienso y pienso…

No creo poder contenerme, hago lo que en realidad me gusta, pero conllevo mi angustia que me guía en este camino de contraescritura.

Como vuelvo del pasado al presente y del futuro al pasado, no hay remedio de historia, solo vuelo entre hilos de pereza.

Esto tiene un final de demencia…

c1c81-rmi


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s